Catalina Carrillo, futbolista: “Quiero dejar un camino para las nuevas generaciones, seguir rompiendo estereotipos y tabúes”

Catalina Carrillo (22 años), estudiante de Kinesiología y actual jugadora del club de fútbol Universidad de Chile, desde pequeña siempre soñó en secreto con la posibilidad de jugar fútbol. Entonces todavía era un sueño lejano, condicionado al discurso social que le repetía que ese no era un deporte para niñas. Hoy es una de las referentes del balompié nacional.

“Era difícil cuando preguntaban qué quería ser cuando grande, porque jamás tuve esas proyecciones como de la familia y esas cosas que te establecen como exitosas. Sólo sabía que lo que fuera que hiciera, quería hacerlo bien y ser feliz en ello”, relata la futbolista.

La pasión por el fútbol siempre estuvo presente en la vida de Catalina. Cuando pequeña aprovechaba la oportunidad de jugar en cada recreo y las pichangas también se repetían en casa con sus amigues. Desde entonces comenzó a anhelar competir una liga y proyectarse, pero jamás se ilusionó con ser futbolista porque hasta entonces no conocía referentes.

Todo cambió repentinamente un día: “Aparecieron los Juegos Olímpicos de la Juventud y la Sub 15 ganó el oro. Ahí me di cuenta que sí había más niñas que jugaban fútbol y que se podía llegar a la Selección, entonces empezaron a aparecer los sueños”, detalla.

Los principales obstáculos en su carrera han sido los prejuicios: “Lo establecido por una sociedad patriarcal que para algunes está bien, pero que para nosotres no tiene mucho sentido. El continuo pensamiento de mi mamá y papá que mi gusto por el fútbol era tan sólo un hobby”, admite. La falta de referentes, insiste, hizo todo más difícil porque “era un camino lleno de piedras sueltas en el cual no sabían dónde podía pisar firme, hasta que empecé a hacer mi camino y poco a poco he podido ir pisando firme y dejando huella para otras y otres”.

A la hora de elegir qué hacer con su educación post secundaria, Carrillo contemplaba tres opciones: Educación Física, Medicina Veterinaria y Kinesiología. “Para elegir pensé en los campos de trabajo, en dónde me veía más cómoda realizándome y la verdad es que por más que amo a los animales, no me proyectaba en una clínica veterinaria trabajando en un país que no les da la importancia que merecen, eso hace más difícil la labor para elles. Educación Física me gustaba mucho y finalmente comparé un poco lo que es ser profe de educación física con ser kinesióloga, lo que me hizo elegir kinesiología por mi amor por el deporte y por la labor, que me encantó. No descarto evaluar convalidar ramos y sacar el doble título, pero por el momento no es un tema presente”, cuenta.

Descripción: Cata con el rostro medio cubierto por un pañuelo de arcoiris que simboliza la lucha por la diversidad sexual. Sólo se ven sus ojos, su frente y su cabello. En una de sus manos sostiene un balón de fútbol.

“No importa cuántas veces te digan que eso no es ‘de niñas’”

Catalina asegura que es difícil ser deportista de alto rendimiento en Chile, sobre todo considerando la realidad de muchas mujeres futbolistas que deben estudiar para mantener sus gastos. “Se romantiza mucho el hecho de ser deportista y estudiante, porque claro que se puede, pero las condiciones para estudiar en Chile no son las mejores. Si bien existen instituciones que valoran la labor de les deportistas, hay muchas en las que les mismes docentes desvalorizan esto, no existen facilidades ni mucho menos se le toma la importancia”, cuestiona.

Para este año, sus objetivos como futbolista apuntan a seguir mejorando en lo individual y colectivo. Si la competencia local retorna, planea seguir rindiendo en los partidos, ser un aporte para su equipo y luchar por un cupo en Copa Libertadores. Al mismo tiempo, piensa en mejorar su rendimiento para ser una opción concreta de recambio para la Selección Chilena adulta.

Como activista lesbofeminista, Carrillo espera seguir luchando en las calles y en las canchas. “Anhelo que este país mejore y que todes tengamos una vida digna, por lo que seguiré el tiempo que sea necesario. También quiero dejar un camino marcado para las nuevas generaciones, seguir rompiendo estereotipos y tabúes. Me gustaría poder ser referente de les más peques, porque para mí tal vez habría sido más fácil el camino en caso de haber contado con referentes en quienes guiar un poco mis pasos”, precisa.

Descripción: Foto de Catalina Carrillo jugando por la Selección Chilena. Aparece corriendo tras un balón, acompañada de una jugadora de Brasil que se acerca a marcarla.

También pretende seguir luchando por los derechos de las mujeres y las disidencias sexuales: “Intentar acabar con la violencia tan normalizada de este país y el mundo. Quiero que nuestros derechos se respeten y que las personas sean consideradas de igual a igual sin importar su orientación sexual ni su identidad de género. Así que seguiré luchando con y por mis compas”.

Las futbolistas Megan Rapinoe, Ashlyn Harris, Ada Hegerberg y Fernanda Pinilla son algunas de las referentes destacadas por Catalina: “Todas ellas son futbolistas profesionales y todas le han demostrado al mundo que el fútbol es político, que el activismo es necesario y que tener opinión es clave para cambiar esto”, recalca.

Desde su experiencia de vida, Catalina envía un mensaje a aquellas que estén pensando en dedicar parte de su vida a algún deporte: “Si quieren jugar fútbol, háganlo. No importa cuantas veces te digan que eso “no es de niñas”, sólo importa ser feliz, hacer lo que amas y amar lo que haces. Para quienes tienen otros sueños, atrévanse a hacerlo y cambiemos el mundo siendo felices, cambiemos nuestras vidas para bien. El fútbol femenino está creciendo y nosotras estamos luchando para que siga creciendo y desarrollándose, con el anhelo de que se profesionalice y que podamos hacer lo que amamos en las condiciones que corresponden. Seguiremos firmes luchando por las que pasaron, por las que estamos y por las que vendrán”.