Encuentro Motivacional PACE UCSH 2019 buscó generar y fortalecer redes de apoyo mutuo entre estudiantes de primer año

Fueron más de 60 estudiantes quienes participaron del 1er Encuentro Motivacional 2019 del Programa PACE UCSH. Realizado el pasado 4 de mayo en la Casa de Retiro Salesiana de Punta de Tralca (V Región), la jornada tuvo momentos de esparcimiento y recreación, acompañados por una nutrida reflexión colectiva que giró en torno a las primeras semanas vividas en la Educación Superior.

Junto a 40 tutores, tutoras y miembros del equipo PACE, el estudiantado de primer año conversó respecto a la nueva etapa que iniciaron en marzo, sus obstáculos y fortalezas. José Lienlaf, estudiante de kinesiología, comentó su experiencia: “Todo ha sido muy bueno, desde el recibimiento de docentes hasta el de nuestros compañeros. Académicamente he sentido un poco de estrés porque el cambio del liceo a la universidad es muy fuerte. Hay que prepararse diariamente y todo depende mucho del método que tenga cada uno”.

Para enfrentar el nuevo ritmo de preparación y estudios, José destacó el valor de las herramientas entregadas por el Programa: “encuentro que las mentorías académicas y las tutorías son súper. Son un facilitador y ayudan bastante, sobre todo si a uno le está yendo mal. Tomar una mentoría o hablar con el mismo tutor puede ser algo mucho más que académico, sino que algo interior, donde se conversan muchas cosas”.

Scarlett Tapia, estudiante de Educación Diferencial, reconoce los mismos elementos: un cambio de exigencia notorio en lo académico y la necesidad de planificar. “Llegué asustada, pero en verdad me ha ido muy bien. El tema de la organización de los tiempos ha sido un desafío, una colapsa y hay que ser constante. Las tutoras son una ayuda en eso”, aseguró.

Hacer comunidad PACE

Milenka Gómez, estudiante de educación diferencial, ha participado de tres encuentros motivacionales. Hoy está a cargo de un gran equipo de tutoras y tutores y destaca el papel de estas instancias para fortalecer las redes de quienes inician su camino en la Educación Superior. “Es un buen momento para recuperar las energías que se han ido desgastando con el paso del tiempo. Pero también es un momento para que el estudiantado se conozca, aprendan de otras carreras y empiecen a formar comunidad. Lo importante es generar redes de apoyo y compañía mutua”, explicó.

A su juicio, el vínculo entre tutora y estudiante es fundamental: “una apoya dentro de la universidad, no solo en lo académico sino en términos humanos, más amplios. Hay contención, hay ayuda emocional, vocacional”.

Y es que el sentido transversal del encuentro, fue hacer que el estudiantado empiece a tejer con fuerza las redes y nodos por los que irá transitando en su paso por la Universidad. Así lo describe la Coordinadora del Acompañamiento en Educación Superior del Programa PACE (AES), Rebeca González, líder del equipo que diseñó y ejecutó el Encuentro.

“A través de distintas actividades buscando que se generaran redes y el estudiantado pudiera proyectarse, identificar su proyecto personal para tomar perspectiva respecto a las dificultades que se presentan hoy. Esto significa por ejemplo que, en este período en que llevan un poco más de un mes en la Universidad, que reciben sus primeras calificaciones y que muchas veces no responden a sus expectativas, se motiven y vuelvan a su sueño-anhelo para que no pierdan la persistencia”, afirmó.

“Los y las estudiantes se mostraron muy entusiastas en las actividades, especialmente en las más dinámicas y de juego. Estaban sorprendidos expresando que ‘no me esperaba esto’, ‘me sorprendieron con estas actividades’, ‘compartí con compañeros nuevos, incluso que solo nos veíamos en clases y nada más’. Esto nos deja muy satisfechos puesto que sabemos que la generación de vínculos entre pares permite construir una red de apoyo, compartir experiencias y apoyarse”, explicó Rebeca.