Integrantes del Acompañamiento en Educación Superior PACE UCSH se reunieron a trazar líneas de trabajo de cara al nuevo año académico

El pasado 23 de diciembre, mentores/as, tutores/as y el equipo del área de Acompañamiento en la Educación Superior (AES) de PACE UCSH se reunieron a realizar una evaluación colectiva del semestre y los desafíos para este año.

¿Cómo mejorar las instancias de acompañamiento para el estudiantado PACE UCSH? Esta y otras preguntas motivaron el último encuentro del año del equipo de tutorías y mentorías que integran el Programa. De cara a un escenario social complejo, que ha exigido adecuaciones y reinventar formas de trabajo con estudiantes, analizaron las claves del quehacer para este 2020.

La instancia se desarrolló en torno a talleres que fueron resueltos grupalmente por los equipos de mentorías y tutorías sobre características del estudiantado PACE. Mientras los equipos de mentorías se dedican a acompañar a les estudiantes en áreas específicas de sus carreras, con el objetivo de apoyar su buen rendimiento académico, los equipos de tutorías son estudiantes de cursos superiores que guían a sus pares en la integración a la vida universitaria.

“Este es un programa de acceso paralelo -sin PSU- a la Educación Superior, que ha tenido buena evaluación y recepción de parte de las autoridades de la Universidad. Les estudiantes PACE salen adelante por sí mismes pero también porque hay un equipo completo detrás de cada une y ahí es donde quiero insistir que el trabajo de ustedes es muy importante para el Programa y la Universidad”, recalcó la jefa de la Unidad de Bachillerato, PACE y Propedéutico –donde se aloja el Programa-, Tamara Iriarte.

Descripción: Equipo de mentorías académicas y tutorías guías trabajan en los talleres realizados para el encuentro.

Iriarte recordó el sello distintivo de PACE UCSH en su compromiso con la inclusión educativa: “De manera permanente hemos ido profundizando en este aspecto, tanto en el ámbito de las personas migrantes, como respecto a la diversidad sexual, de género y funcional y sé que el trabajo que ustedes hacen es mirado por otros programas para llevarlos a la práctica”.

Además de compartir sus perspectivas sobre los aspectos del acompañamiento a mejorar de cara a este nuevo año, los equipos de mentorías y tutorías pusieron sus peticiones sobre la mesa, en línea con las demandas planteadas por el movimiento estudiantil sobre la necesidad de profundizar en salud mental al servicio de las comunidades educativas.

“Me alegra que haya sido planteada la necesidad de potenciar la contención psicológica, es un tema que aparece fuertemente en las demandas de tutores/as y mentores/s, que ha tenido más o menos respuesta. A propósito de que lo hemos colectivizado, espero que nos sirva para solicitar, exigir más apoyo y contención y recursos en esa índole. Creo que se puede y es un discurso compartido para esta instancia que reúne a mentores/as y tutores/as, así que cierro la jornada con mucha expectativa”, manifestó Jenifer Celis, encargada del área de Orientación psicoeducativa de PACE UCSH.

Descripción: Equipos de tutores guías y mentores académicos conversan sobre el taller. Uno de ellos tiene una cartulina blanca en las manos. Al fondo se aprecian otros grupos.

Desafíos para el nuevo año académico

Tras una dinámica de trabajo en grupos, que propició la comunicación entre les asistentes, cada equipo preparó una exposición sobre sus principales conclusiones. La actividad apuntó a construir relaciones colaborativas entre quienes integran la comunidad PACE.

“Les profesionales en mentorías académicas y estudiantes en tutorías guías son un soporte de apoyos críticos para la permanencia del estudiantado”, reflexionó Luis David Torres, encargado de mentorías académicas de Casa Central.

De cara a este nuevo año, el área de Acompañamiento en la Educación Superior se ha propuesto dos desafíos principales: por un lado, reconocer que el contexto político y social que impulsa la necesidad de enriquecer el trabajo de profesionales y estudiantes con líneas de formación ciudadana y participación estudiantil.

Otra tarea importante será enfrentar el aumento de la población estudiantil del Programa PACE, dado que se mantienen los apoyos a la generación que ingresa este 2020, pero también se extienden a segundo año al estudiantado que accedió a la Universidad en 2019. “Estamos planificando crecer como equipo con la incorporación de nuevos/as profesionales, así como en consolidar redes de colaboración entre estudiantes, profesionales y Unidades Académicas de la Universidad”, cerró Torres.

Revisa más fotografías a continuación: