Ciclo de Charlas PACE UCSH: Leonora Beniscelli reflexionó sobre la importancia de construir una Pedagogía Feminista

En el marco del Ciclo de Charlas PACE UCSH, la Doctora (c) Leonora Beniscelli invitó a reflexionar sobre la construcción de una Pedagogía Feminista y la necesidad de transformar las prácticas educativas desde nuevas metodologías y perspectivas.

¿Cómo transformar la educación para derribar prejuicios y discriminaciones por género, raza, clase o situación de discapacidad? Esta y otras grandes preguntas fueron abordadas por la profesora de Artes Visuales Leonora Beniscelli, Magíster en Ciencias Sociales con mención en Educación de FLACSO, en un encuentro abierto a la comunidad.

Al inicio, la charla contempló un ejercicio práctico llamado “línea de privilegios”, que tuvo por objetivo situar a las personas en las distintas desigualdades que experimentan a lo largo de la vida por razones de género, orientación sexual, lugar de origen o clase.

La docente e investigadora comenzó marcando una distinción entre la idea de avanzar hacia una educación no sexista y la educación feminista. “El lenguaje nos atrapa, es binario, los artículos son parte de la estructura sexista del lenguaje. De alguna manera, la pedagogía feminista como propuesta intenta dar respuestas más amplias que solo responder a la idea de la educación no sexista. Los feminismos nos permiten una mirada que es más integral y más amplia que estar contra el sexismo, que pareciera ser sólo una parte del problema”, sostuvo.

Descripción: Leonora y Paulina lideran la actividad en el patio de la universidad. Distintas personas se encuentran ordenadas en filas horizontales.

Beniscelli recalcó que la Pedagogía Feminista sigue siendo una disciplina que se construye desde el hacer, a propósito de experiencias que surgen de prácticas políticas y activismos. En esta línea, destacó a dos referentes cercanas: Claudia Korol, educadora popular argentina que trabaja con mujeres campesinas y que ha realizado diversas propuestas para la pedagogía desde el feminismo y Valeria Flores, activista de la disidencia lesbofeminista, quien ha explorado las pedagogías antinormativas a través de su escritura.

En la charla, que contó con la interpretación de Lengua de Señas de Paulina Cortés, la académica de la Universidad Alberto Hurtado planteó que la pedagogía es algo que está más allá de las escuelas: “Está en el cotidiano, en el quehacer político, hasta en el movimiento social. Uno guarda sus experiencias de organización en el liceo, después en la Universidad, el organizarse con otros tiene una dimensión pedagógica. Esa es la búsqueda de la pedagogía feminista”.

A juicio de la investigadora, la educación tradicional impartida por años en diversos establecimientos ha omitido la diversidad de cuerpos y experiencias. En los textos escolares, por ejemplo, se suelen apreciar representaciones binarias de la realidad.

“Yo propongo desheterosexualizar la pedagogía. El quehacer pedagógico tiende a la heteronormalización: aprendemos a desear, a leer heterosexualmente. No solamente se aprende con la normatividad, también de maneras muy sutiles. Nuestra sensibilidad está heterosexualizada”, argumentó Leonora. En este sentido, señaló que es necesario “cuestionar la normalidad. Una propuesta es la de lecturas fronterizas, enseñar la extrañeza, mostrar aquello que es extraño. Cuestionar nuestras certezas respecto a qué es enseñar y qué se enseña”.

Descripción: Leonora Beniscelli lee unas hojas. La acompaña la intérprete de Lengua de Señas Chilena, Paulina Cortés. Se aprecia las espaldas de quienes participan del ejercicio.

Innovar en metodologías

Uno de los cuestionamientos planteados por Leonora Beniscelli apuntó al error común de pensar la Pedagogía Feminista sólo desde nuevos contenidos. “Vamos a leer a Pedro Lemebel, pero no sacamos nada con leerlo si después no hacemos algo diferente. Son necesarias otras metodologías, otros formatos, otras estéticas. Para mí, los cambios están más dados por la metodologías que por los contenidos. También compartir preguntas, más que respuestas, utilizar recursos que interpelen, hay que usar referentes que duelen también a veces”, reflexionó.

En la charla, les asistentes también se preguntaron si es posible realizar evaluaciones desde una perspectiva feminista, un debate abierto que la académica llamó a compartir con otres docentes: “No tengo muchas respuestas pero creo que el colectivizar es clave. Hay organizaciones de profes disidentes sexuales y feministas que están presionando e instalando estas preguntas. Estamos viendo qué cosas, dentro de lo que nos enseñaron, nos pueden enseñar a recrear la pedagogía y a la vez estamos intentando procesar ese conocimiento para transmitir a les estudiantes de otras maneras”.

Beniscelli también se refirió a la importancia de defender la pedagogía en la educación, una política del cuidado que requiere de nuevas actitudes y preocupaciones. “La teoría de la ternura radical nos insta a compartir sueños, a sintonizar. Porque no basta con empatizar, las mujeres resonamos en lo que les pasa a las otras porque nos ha pasado lo mismo. Es un paso más allá de la empatía”.

Descripción: Leonora expone ante el público, a un costado del pendón PACE. A su lado, sentada en una silla, se encuentra la intérprete Paulina Cortés.