Últimas entradas

Tamara Iriarte, jefa de la Unidad de Bachillerato, Pace y Propedéutico UCSH: “Tiene que haber un proyecto distinto para el ingreso a la Educación Superior”

En un año convulsionado para el escenario educativo, programas como PACE y Propedéutico ofrecen experiencias y buenos resultados que merecen ser analizados a la hora de pensar en el diseño de nuevas políticas públicas. 

Tamara Iriarte es jefa de la Unidad de Bachillerato, PACE y Propedéutico UCSH. En esta entrevista, reflexiona sobre las transformaciones que han impulsado desde los programas, sus avances más importantes y los desafíos pendientes de cara al nuevo año académico.

¿Cómo describirías el trabajo de los últimos años en Bachillerato, PACE y Propedéutico? ¿Hacia dónde apuntan los objetivos a nivel de institución y país?

Los tres programas nacen en distintos momentos, pero comparten el objetivo de dar acceso efectivo a la Educación Superior a estudiantes que en la historia de este país no tenían ningún acceso, sobre todo en liceos de contextos vulnerados. La PSU viene hace más de diez años, casi el mismo tiempo que tiene el Propedéutico, y creo que desde siempre fue un elemento segregador porque apuntaba a conocimientos y tenemos claro cuáles las diferencias según distintas realidades educativas. Ahí nace el Propedéutico como modelo integrado y luego el PACE. Creo que la contribución que han tenido para la Universidad y el país ha sido súper importante. Para mí es muy relevante que estudiantes que tienen talentos los puedan desarrollar, tengo la convicción de que muches tienen habilidades que no han desarrollado por condiciones económicas y de contexto en sus vidas.

Saliendo de 4to Medio es muy complejo que alguien pueda definir qué es lo que quiere hacer el resto de la vida y por eso yo creo que debería haber más instancias que privilegien que el estudiantado, una vez dentro de la institución, puedan tener un año o dos para definir su trayectoria curricular y ver bien qué es lo que quieren estudiar, pero para eso también debería haber gratuidad. En la Universidad tenemos a más del 75% de estudiantes con gratuidad y para quienes acceden al Bachillerato el costo del año de estudios es importante.

A través del PACE también estamos beneficiando también a quienes tengan intereses en la docencia. Este año tenemos la intención de trabajar cercanamente con estudiantes PACE, pero en el caso del Propedéutico, también hacer una detección de estudiantes que tengan intereses y habilidades para la pedagogía. La idea es acompañarles durante todo el año, idealmente en tercero y cuarto medio, para darles un apresto para las carreras de Pedagogía.

Por otro lado, con Bachillerato también nos vamos a organizar en términos del acumulado de experiencias que tiene el equipo de profesionales PACE en relación a la orientación vocacional y técnicas de estudio. Este grupo de estudiantes tiene características similares al resto del estudiantado de la Universidad, por lo que también requieren esos apoyos que no son del todo dirigidos hacia las asignaturas que están viendo y eso es algo que se hace siempre en el PACE, en cuanto a orientación vocacional y técnicas de estudio, un trabajo que nos gustaría que llegue a estudiantes que ingresan por Propedéutico como por Bachillerato. PACE está siendo observado para poder replicar las buenas prácticas que están realizando y los resultados del trabajo de los últimos años, es decir, transformar los aprendizajes adquiridos en la experiencia de este programa en aprendizajes institucionales.

¿Cuáles son los objetivos de trabajo para 2020, considerando el escenario institucional y político del país?

En el escenario institucional lo que nos interesa hacer hoy día es visibilizar más esta Unidad, que la gente dentro de la Universidad sepa qué es lo que hace el PACE, Bachillerato y a qué se dedica el Propedéutico. Yo diría que eso no sólo a nivel de personal de gestión, sino que también en la Unidad Académica. Que las Facultades y sus decanatos sepan efectivamente qué es lo que se hace aquí, con quiénes trabajamos, quiénes son los públicos que atendemos y que docentes conozcan también el trabajo. Eso es muy importante, que visualicen al estudiantado, tanto del PACE, Propedéutico y Bachillerato, como estudiantes que son igual de diversos que el resto. A veces hay una suerte de estigma o una mirada más positiva que no dice mucho. Quienes realizan docencia tienden a pensar que son estudiantes a quienes les cuesta más o tienen más dificultades y la verdad es que tienen las mismas que los demás, entonces ese también es un trabajo que va a requerir de tiempo, sensibilización. En ese sentido, dentro de lo institucional, es un gran objetivo avanzar hacia la comprensión de que la diversidad estudiantil está en distintos espacios y no depende de la vía de acceso.

A nivel país, yo diría que hay que tener espacios de discusión, análisis y conversación al interior de cada equipo, que ya se viene haciendo y es muy positivo desde todo punto de vista. Creo que, por el objetivo, la misión de estos programas, corresponde hacerlo tanto con docentes, equipos y estudiantes. Hay mucho que mirar, ya lo palpamos muy bien con el estudiantado del Propedéutico y también con los liceos del PACE. Hay que aprender qué significan los procesos que vienen adelante y cuáles son las voces que queremos escuchar, tanto las del estudiantado de los liceos como de quienes hoy son parte de la comunidad UCSH.

Descripción: Tamara Iriarte, Jefa de la Unidad de Bachillerato, PACE y Propedéutico UCSH, expone acompañada del intérprete Sebastián Quiñones.

“Lo que nos queda para adelante es avanzar en accesibilidad universal”

¿Por qué es importante tener, en este escenario, otras alternativas de acceso a la Educación Superior en Chile?

Creo que la PSU no ofrece las mismas posibilidades para quienes quieren ingresar a la Educación Superior. Por un lado, el tipo de educación que reciben les estudiantes es altamente segregadora en los liceos, los mejores resultados siempre lo obtienen los colegios privados y, por otro lado, la preparación que el estudiantado tiene para esa prueba en general siempre es disímil. Tiene que haber un proyecto distinto para el ingreso a la Educación Superior y en ese sentido creo que este programa representa un ícono de cómo habría que abordar el ingreso de estudiantes de este país. El 85 o 90 por ciento de la educación no es privada y ese perfil de estudiantes merece sí o sí tener otro trato. El problema de la educación no se ha resuelto ni en los últimos 30 años, ni en los 17 anteriores y veo que no hay compromisos claros de políticas públicas para su transformación. Creo que estos programas son un poco un oasis dentro de todo, son afortunades quienes tienen la posibilidad de participar desde el punto de vista de todos los acompañamientos que dispone el PACE.

¿Crees que la experiencia de programas como PACE, el Propedéutico, incluso Bachi, debería ser considerada al momento de elaborar políticas públicas? Porque acá hay experiencia y buenos resultados.

Hay resultados positivos, pero quienes toman las decisiones a nivel de Estado empiezan solo a mirar hacia afuera, como pasó hace algunos años con Finlandia. No podemos pensar que las mismas prácticas pudieran resultar acá, no solo por cuestiones económicas sino también por cuestiones culturales. Creo que hay que mirar cuáles son las prácticas y experiencias exitosas al interior del país, eso es fundamental. Una precisamente es PACE y los propedéuticos, creo que ahí es donde deberían mirar, tener confianza en las cosas que se están haciendo. Tengo la convicción de que no somos perfectos, pero siempre es mejorable y se puede seguir avanzando. Van surgiendo nuevas necesidades. Desde el DEMRE o el MINEDUC deberían mirar cuáles son las contribuciones que se van a hacer ahí. Tienen un año para tomar decisiones importantes, va a ser una maratón.

¿Cuáles son los avances más importantes de la Unidad y los desafíos pendientes?

Acá se ha venido consolidando un equipo y eso es muy importante, también hay una sistematización del trabajo que es muy relevante porque en general las universidades no se caracterizan por tener registros de sistematicidad y pese a que este programa es nuevo, existe todo el material y está toda la información, hay un proceso continuo de evaluación de todo lo que se va haciendo y en pos de eso se van tomando las decisiones y cambios que se requieren. Creo que eso es uno de los logros que tiene este Programa y Unidad. Lo que nos queda para adelante es avanzar en accesibilidad universal, ya que como institución aún estamos en pañales en el tema. Hay otras cosas tienen que ver con la atención a estudiantes, ya que este no es un programa paternalista, buscamos que ejerzan autonomía y puedan tomar sus decisiones. Con mayor razón creo que hay que visibilizar que no trabajamos desde la caridad, sino que hoy se trata de restitución de derechos y ese es un desafío que nos convoca a todas las instituciones de educación superior.

Datos de contacto:


San Isidro 182, Santiago
Teléfono: (562) 2 4778 090

Síguenos en:




UCSH es miembro de: